Asúmelo, Twitter ahora es X

 

La vida fluye. El cambio es la única constante de la existencia. Si te quedas anclado en el pasado, no avanzas: Twitter ya es historia, ahora es X. ¿Qué implicaciones tiene para tu empresa y tu marca personal la aceptación (y uso) de la nueva marca de la red social?

Veamos 5 acciones inmediatas que deberíamos adoptar para no quedarnos oliendo a naftalina digital:

Sustituye el icono de Twitter

Cambia el icono de la referencia de tu cuenta de Twitter por el nuevo icono de X. Que sí, hay que buscar el nuevo logo, hacer la miniatura, subirla y sustituirla por el antiguo pajarito azul. Sí, le teníamos cariño. Adiós.

Encarga nuevas tarjetas de visita

Si eres de las o los que todavía utilizas tarjetas de visita o presentación y tenías allí el logo de Twitter, encarga tarjetas nuevas con el logo de X. Si no, cuando te presentes y des la tarjeta la gente verá que eres un dinosaurio del pasado.

Actualiza tus presentaciones

Alerta con tus PowerPoints. Las presentaciones de empresa suelen tener al inicio o al final los datos del presentador y su cuenta de Twitter. No querremos estar frente a una sala de más de 200 personas con una proyección a nuestra espalda que contenga el extinto pájaro. X es la señal.

Cita a X correctamente

Cuando pidas a la gente que te siga en redes sociales di directamente que te sigan en X. Que publicas mucha información en X. Que para más detalles accedan a tu cuenta en X. No añadas la palabra Twitter. Déjalos con ese reto de reordenar sus neuronas. Tu ya lo has hecho.

Invéntate un nuevo verbo

Cuando hables del antiguo acto de tuitear o retuitear, invéntate el verbo. Xiar por tuitear. Xió por tuiteó. Publicó un X en lugar de publicó un tuit. Un Xero famoso, en lugar de un tuitero famoso. Una cuenta de X con muchos seguidores. Un influencer en X y así. Ánimo, que se puede.

El pájaro voló

Twitter nos acompañó a lo largo de muchos años, pero era un pájaro. Al final, fiel a su naturaleza, utilizó sus alas, alzó el vuelo y se largó. No sabemos dónde vive ahora ni qué será de su vida. Siempre supimos que un día Twitter nos dejaría. Cada año era el año en que Twitter desaparecería… y 2023, por fin, ha sido ese año.

Somos profesionales, lo superaremos.

Qué nos deparará el futuro, qué nuevas funciones, alegrías y enfados nos provocará la nueva versión de esta red social, nadie lo sabe todavía. Es una gran incógnita, es una gran X.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CURSO ONLINE EN DIRECTO

LinkedIn para Comerciales y Ventas

Jueves 22 de febrero 
Intensivo, de 10 a 14h
close-link